EL CEREBRO EMOCIONAL. 2ª Parte.

enero 18th, 2015 § 0 comments

Cerebro-emocional

Cuando nuestras emociones son demasiados intensas el cerebro emocional es el que domina y hace que nuestro funcionamiento mental sea ineficaz. Perdemos el control del flujo de nuestros pensamientos y nos volvemos incapaces de actuar en función de nuestro mejor interés a largo plazo. El cerebro emocional toma el control de todas las funciones: el corazón late a toda velocidad, el estómago se anuda y las manos y las piernas tiemblan.

El Dr. Servan Schreiber comprobó que el corazón es el órgano más unido y el que más influye en el cerebro emocional, por lo que si conseguimos que el ritmo del mismo sea el adecuado influirá en este cerebro y conseguirá que volvamos a pensar con claridad. Es más, si este ejercicio del que hablare ahora, lo hacemos frecuentemente (por lo menos una vez al día durante quince minutos) nuestro estrés desaparecerá y nuestra calma interior estará en los momentos que la necesitamos.

El ejercicio es el siguiente:

Nos sentamos en una silla, nos apoyamos bien en el respaldo, con los pies también apoyados perfectamente en el suelo. Hacemos 3 respiraciones profundas para estimular el sistema parasimpático, y la seguimos la con la mente, intentando que solo pensemos en el recorrido de la respiración. Seguimos respirando ya normalmente, pero seguimos concentrados en ella, la inspiración y la espiración, esta ultima la alargaremos un poco. Debemos estar así durante 5 minutos aproximadamente.

A continuación debemos llevar la atención al corazón, observando el latido con la mente, permaneciendo todo el ejercicio inmóvil. Imaginemos que la inspiración proporciona el oxígeno que necesitamos y la espiración se deshace de los residuos. Debemos imaginar que respiramos con el corazón en lugar de con los pulmones, haciendo el ejercicio otros 5 minutos más.

Los últimos 5 minutos imaginaremos que el corazón despide una sensación agradable de calor, que al principio puede no sentirse porque no estamos acostumbrados, pero que con la práctica lo notaras cada vez más.

Notaras al final del ejercicio que te invade un sentimiento de gratitud en el pecho, y a veces se constata una sonrisa interior que acude dulcemente a los labios, que nace en el pecho y que desemboca en el rostro. Es la señal que se ha restablecido la coherencia en el latido, y que están cooperando los dos cerebros.

Como dije al principio, si haces este ejercicio 15 minutos al día durante 3 meses, notaras que una calma mental inusitada te invadirá  bajo cualquier circunstancia.

Que te aproveche

Joaquín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

What's this?

You are currently reading EL CEREBRO EMOCIONAL. 2ª Parte. at Estado de Ánimo Perfecto.

meta